• Buscando la regularidad necesaria

    Buscando la regularidad necesaria

    Bienvenidos.

    Soy Dídac el entrenador del Cadete Juvenil.

    Ahora mismo nos encontramos en el último tercio de la temporada en quinta posición.

    El principal problema que nos estamos encontrando es que somos muy irregulares. Partidos ganados contra equipos situados por encima nuestro y partidos sin victoria o con victoria ajustada contra equipos peor clasificados.

    Jugamos en copa contra Jordi Torras, equipo con gran parte de jugadoras del Penya Esplugues que el año pasado acabó tercero en División de Honor, y aunque perdimos 3-2 tuvimos ocasiones para empatar en los minutos finales y competimos durante todo el rato.

    Una de las situaciones que más nos está afectando es tener un cierto conformismo cuando nos vemos superiores a las rivales.

    Contra las líderes acabamos el partido 4-1, nadie se hubiera quejado si el resultado hubiera sido más amplio, pero tuvieron la oportunidad de meterse en el partido con un penalti que detuvo Alba con 3-1 en el marcador.

    Contra Alzina, equipo que va tercero por la cola, nos adaptamos a su ritmo y acabamos ganando 2-1, aunque la cosa hubiera sido peor si el árbitro hubiera visto un penalti a favor suyo o Laura Cubero no hubiera salvado un balón casi en la línea de gol.

    En cambio, en situaciones donde las rivales se ven superiores a nosotras, nos penalizan. Equipos como Les Corts y Alpes Tremedal, tras ir 0-0 al descanso, acabaron con sendos 4-0 y 5-0 al final. Especialmente doloroso fue el segundo, porque habíamos cuajado una gran primera parte ante las segundas y tras recibir el primer gol nos vinimos abajo.

    En un deporte donde los pequeños detalles marcan la diferencia, cualquier falta de concentración o intensidad pasa factura y esto es lo que nos está ocurriendo. Nos adaptamos demasiado al rival en vez de dar el paso adelante para ser nosotras las que llevemos el ritmo.

    Hemos demostrado estar capacitadas de sobras para competir ante cualquier equipo, sólo falta quitarnos las dudas de encima, arriesgar un poco más y perder el miedo a fallar.

    Automatizamos demasiado en un deporte dónde cada situación es diferente a la anterior y donde lo importante es el momento de juego y no pensar en el fallo/acierto anterior o en la jugada siguiente.

    Quedan poco más de dos meses para finalizar la liga y si conseguimos cambiar más mentalmente que en cuanto a juego, quizá no ganemos todo, pero seguro que lo competiremos y nos podremos ir con la cabeza alta de los partidos. Tensión, intensidad y concentración son las claves. Depende de nosotras.

     

     

     

     

     

     

    Dídac Segura